Análisis del contraste en un contexto culticultural y de formación de maestros en educación ambiental

Hoy en día,la Universidad tiene la vocación de formar profesionales que no sean, solamente, expertos en su disciplina, sino que sean capaces afrontar los nuevos retos emergentes de nuestra sociedad. Profesionales dinámicos que se adapten a los cambios, aunque sepan identificar lo permanente. Abiertos a la diversidad, que interpreten lo diferente como una oportunidad de aprender puntos de vista nuevos. Todo ello, con la finalidad de encontrar soluciones nuevas y creativas a los problemas actuales y a los futuros que se puedan presentar.

La creación de contextos de formación multiculturales, así como el trabajo en red, son una oportunidad para que la Universidad ayude a desarrollar estas competencias. El encuentro y el trabajo de profesionales de diferentes culturas, no debe ser un espacio donde se expongan diferentes puntos de vista, sino que se debe promover el contraste entre los participantes. Entendiendo contrastar como identificar aquello común y aquello diferente con otras personas, para construir un marco colectivo sin perder las características propias. No es tan sólo comparar o compartir experiencias, sino que es ir más allá y buscar aquellos aspectos que pueden hacer de puente entre lo que se comparte y lo más particular. En este proceso se fomenta una visión positiva y creativa de la diversidad cultural. Así como, se promueve un trabajo en red constructivo y enriquecedor para todos los participantes. Porqué nadie tiene que renunciar a la propia identidad; se fomenta la diversidad dentro de la red o dentro del grupo de trabajo pero sin descohesionarse.