Poderes públicos, colectivos sociales y medio urbano: los diálogos necesarios en la educación ambiental

Sociedad civil y administración local están abocadas a relacionarse y a entenderse en la construcción de una visión compartida del territorio, que contribuya al pleno desarrollo de las condiciones de ciudadanía que sustentan el acto de habitar en comunidad. Sin embargo, las voces que predominan en la esfera pública se contraponen con demasiada frecuencia a las actuaciones que de los poderes públicos. Ya sea por una ausencia de relación, de acuerdo y/o de entendimiento entre los actores, ya sea por una difícil reconciliación de los posicionamentos encontrados, o bien por una indisposición ante el diálogo, no son pocos los conflictos que a menudo afectan tanto a la sociedad civil organizada, como a las autoridades locales que la representan y que tienen contraídas importantes responsabilidades en la promoción de las políticas públicas.

En este contexto, la comunicación se remite a la exposición de modelos de acción educativa en el medio urbano donde no sólo se declare, sino que sobre todo se practique, la participación ciudadana de los colectivos sociales, ecologistas y ambientalistas en la elaboración de las políticas públicas necesarias para mejorar el entorno. Y ello, trasladando a la Educación Ambiental la tarea de insistir en la formación de una ecociudadanía activa y responsable, competente en su capacidad de entablar relaciones comunicativas y dialógicas para la mejora del paisaje urbano, desde las lecturas que promueve acerca de las ciudades educadoras, saludables y sostenibles.