Degradación ambiental, pobreza y desigualdad en Chile: desafíos educativos complejos

Esta comunicación ilustra el desafío que representa hoy en día para la sociedad chilena desarrollar conocimientos y comprender las implicancias del modelo económico basado en un patrón de acumulación que extrae rentas económicas desde la naturaleza y el trabajo. Este desafío se refiere además a la necesidad de aprender a actuar ante los impactos socio-ambientales de este modelo, y de buscar alternativas.

En los últimos 30 años se ha producido una sobre explotación de los ecosistemas naturales y de su capacidad productiva, acrecentándose su deterioro y la pérdida de biodiversidad. Eso ha sucedido con la explotación forestal intensiva que ha causando la destrucción del bosque nativo e incrementado el monocultivo. Asimismo, se agudiza la pérdida de biomasa en las principales pesquerías, se concentran las cuotas pesqueras y pone a riesgo la pesca artesanal. En cuanto a la industria minera, se hacen evidentes los severos daños ambientales y culturales producto de ésta, y en el caso de las compañías multinacionales, los severos e irreversibles impactos a mediano y largo plazo para las regiones y el país. Es necesaria una toma de conciencia pública sobre esta situación. Estas empresas no sólo logran eludir el pago de impuestos, sino que además representan precarias e inestables fuentes de empleo y no asumen los pasivos ambientales.

Estas problemáticas van de la mano con un aumento de la concentración de la propiedad y de la riqueza y una profundización de la desigualdad y de la pobreza, lo que hace aún más complejos los desafíos educativos actuales.